La moda de practicar sexo en los baños de los supermercados durante la cuarentena

| |



La cuarentena y las aciagas noticias sobre el avance de la pandemia por coronavirus han reducido considerablemente la actividad sexual de los confinados, sobre todo porque, excepto en algunos juegos que no vienen al caso, el miedo no casa bien con el deseo. Sin embargo, los hay que son como salmones, siempre a contracorriente, y que andan tan desesperados por un poco de acción que son capaces de saltarse todas las medidas de higiene y seguridad, incluso la alimentaria. “Uno que estaba desesperado me dijo que había acordado en línea reunirse con diferentes personas en los supermercados para practicar sexo en los baños”, explica el director Pedro Almodóvar, que en estos días y a causa de su bajísima libido, empezó a investigar si sus conocidos iban tan cortos de deseo como él. El resultado de sus pesquisas telefónicas y su apatía sexual fue un ensayo sobre el sexo y la cuarentena titulado ¡Viva la tristeza!, así que pueden imaginarse la respuesta que le dieron en su mayoría. “En general -dijo doctamente el cineasta-, la pandemia y su consiguiente aislamiento ha reducido las necesidades eróticas de la mayoría de las personas a las que llamé” Ni trabajar, ni practicar sexoEl aislamiento, dice Almodóvar, le ha sumido en una tristeza que sólo ha podido vencer a fuerza de escribir ensayos sobre la cuarentena. “Mi libido me ha abandonado desde que comenzó el aislamiento”, se lamentaba. “Supongo que la tristeza y la preocupación han desplazado las fantasías eróticas”. No obstante, algunos de los amigos más cercanos con los que habló por teléfono no parecen tan desencantados como él. Así lo explicaba el cineasta: “Llamé a un amigo por teléfono para averiguar cómo se encontraba su libido durante el aislamiento y me dijo que bien, e incluso algo mejor de lo normal. Que la reducción de estrés en su vida ha beneficiado la relación con su pareja…”. Promiscuidad y cuarentenaPara el director de éxitos como Todo sobre mi madre, quienes están sufriendo más durante el encierro son “los más promiscuos, que viven sin pareja”. Por eso, aunque la industria del juguete sexual esté haciendo su agosto y las orgías y encuentros sexuales online se hayan triplicado, todo apunta a que el placer virtual acabará aburriéndonos a todos. Ahora que las medidas de cuarentena por fin parece que vayan a “relajarse”, ¿afectará esta laxitud a nuestra vida sexual o acabaremos cambiando una hora de cama por diez minutos de paseo? Únete a otros 13.031 suscriptores Dirección de correo electrónico Suscribir / Aceptar Tweet ENTRADAS RELACIONADAS

Previous

Uno de los síntomas más preocupantes del coronavirus: la piel se vuelve negra

¿Qué anfitrión está en el cuerpo de Charlotte Hale?

Next

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies